Aunque soy de las que menos es más, en apostar más por herramientas internas a externas, hoy quiero compartirte acciones concretas que podemos aplicar cuando nuestro radar interno  de Bien-estar se encuentra algo bajoneado 🙂

Antes que nada haz un sondeo de tu día a día (para mí es el 1er paso indispensable):

  • Qué cosas te restan y puedes reducir, eliminar, o modificar?
  • Qué cosas te suman, para vivirlos más conscientes, y agregar más de eso (o similar) a tus días?

Luego puedes apoyarte de esta caja de herramientas:

– Gratitud diaria, sentirlas y escribirlas, «cuidado» con el piloto automático

– Reduce quejas/críticas/reclamos a otros

– Revisa tu lenguaje, interno y externo

– Revisa cuando te sale el «negativo», reflexiona y rescata un aprendizaje, intégralo.

-Decirte algo lindo cada día

– Ríe más, y un poquito de ti misma no viene mal

– Reconoce algo lindo en tu entorno (en la ofi, en tu casa, tu comunidad, camino a tu trabajo, etc)

– Comparaciones, evítalas! mirar al amigo que está viajando alrededor del mundo y tu confinada en casa como que no, no? 🙂

– Asígnate cada día una tarea que te haga sentirte al máximo, hazlo de forma consciente: una acción para ese proyecto pospuesto, comenzar 2 páginas de aquel libro, 10 minutos de ejercicio, etc; son aquellas relacionadas a un avance en alguna área de tu vida ( laboral, personal, salud, estudios etc)

– Agrega actividades que disfrutes (de relax), una reu con tus amigos por zoom, un karaoke (sola, acompañada no importa), bailar frente al espejo, etc.

– Actos solidarios, o » actos de amor», esos silenciosos que hacemos por otros, sin que nadie se dé cuenta, y tú sí!  Servir desde el corazón es el mejor remedio para el alma.

Algunas de ellas incluso puedes agregarlo en tu misma agenda; y si te abruma, intercala los ejercicios, recuerda: la idea es subir tu nivel de Bien-estar…y esto funciona!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *