Aunque en Coaching no hablamos de errores, más bien de aprendizajes, esta semana quiero hablar de ciertos “errores” que comúnmente cometemos, caemos en su trampa y nos dejamos arrastrar por ellos,  al punto de perdernos la experiencia de vivir la vida que deseamos.

Se trata de formas de conectar con la realidad, en Coaching se conoce con el nombre de Filtros, los cuales se  van creando y formando a través del tiempo, y hacen que  percibas la realidad de una determinada manera.

Así que presta atención a estos habituales filtros, y los errores en los que puedes  caer, después no digas que no lo sabías:

Errores 0

  1. Mentalidad negativa, cuando te fijas solamente en la parte negativa de las cosas. Por ejemplo cuando te llenas de excusas, en los “NOes”  que impiden que te muevas, cuando te sale más fácil enfocarte en los “contras” que en los “pros” de cada situación. Fíjate  si sólo ves dificultades en vez de retos, si antepones el No en cada situación y qué tan frecuente te dices “no puedo” por esa mentalidad negativa.
  2. Etiquetaje, cuando tiendes a poner etiquetas a los demás, a las circunstancias y a ti mismo(a). Cuando te dejas llevar por lo que otros opinan de ti y por los ‘no puedes” que vienen de los demás; cuando te juzgas o cuando haces críticas a la gente  y a las circunstancias, cuando te preocupas del “qué dirán”. Fíjate  qué tanto vives tu vida en función a estas etiquetas impuesta por otros y por ti.
  3. Generalización, cuando usas palabras como “Siempre” ,“Nunca”, “Jamás”, “Ninguno”, “Únicamente”, “Nada”, “Todo” entre otros. Fíjate con qué frecuencia haces una ley de la adversidad y/o de las cosas que no salen tan bien, cayendo en el victimismo, desánimo y dramas.
  4. Lectura mental, cuando lees pensamientos de los demás; es decir, cuando asumes lo que otros creen o piensan de ti y haciendo que eso rija tu vida, cayendo también en la trampa del “qué dirán” y empiezas a vivir tu vida en función a esas creencias. Fíjate qué tanto estás viviendo tu vida o la vida de otros.
  5. Catastrofismo, cuando dramatizas situaciones, es muy similar a las negatividad; cuando te pierdes dentro de las dificultades, cuando te encuentras quejándote de cada cosa que sucede llegando a exagerarlas. Eso hace que te pierdas la belleza de cada día, subvalorando aquello  que la vida ya te ha dado. Fíjate con qué frecuencia piensas que todo va mal y qué tanto afecta tus acciones y comportamientos diarios.
  6. Control por exceso, cuando te haces responsable de todo, cuando asumes que “todo” depende de ti . En este grupo caen los perfeccionistas y los sobreprotectores. Fíjate cuantas veces estás dilatando las cosas porque sientes que aún falta más para actuar, si pasas más tiempo pensando y prolongando el momento de ponerte manos a la obra.
  7. Control por defecto, cuando crees que no eres responsable de nada, es decir, nada está bajo tu control, nada depende de ti, eres ajeno a tu situación, los demás son quienes te controlan y controlan tu vida; fíjate  cuántas veces  caes en el rol de víctima, y culpas a los demás y/o cualquier cosa externa por tus circunstancias .
  8. Uso de los ‘debería’, cuando transformas tus deseos en obligaciones, así como cuando te dejas guiar por lo que los demás esperan de ti, haciendo tu vida ajena a tus verdaderos deseos.

Algunos ejercicios que te propongo para no caer en sus redes:

Correcto

  • Trabaja en tu conocimiento personal, identifica tus dones, tus talentos, tus pasiones, descubre aquello que te hace vibrar. A algunas personas les es más fácil identificarlas, al resto de los humanos nos cuesta un poco más, pero todos, si lo queremos, lo logramos!
  • Identifica asimismo tus debilidades y renómbralas  como “puntos de mejora”; te diré que  a veces ni es necesario cambiarlas, solamente toma acción si alguna de ellas está  limitando tu vida.
  • Utiliza afirmaciones, conviértelos en especie de “mantras” para fortalecer tu seguridad y autoestima. Una que acabo de aprender en “Un Curso de Milagros” dice algo como “Soy tal como Dios me creó”, ponle Creador, Universo, o lo que te haga sentir más cómodo(a).Hazlo, aunque al inicio parezca forzado ¡La práctica hace al maestro!
  • Revisa tus pensamientos negativos y creencias limitantes, y lo primero que hay que hacer es conocerlos, para luego poder transformarlas; puedes poner alarmas durante el día para identificar qué pensamiento estás teniendo, si es positivo o negativo, si hay una creencia limitante o potenciadora. Recuerda que las limitantes son aquellas que te restan y retrasan, es decir las que no te aportan. Aunque  sientas que no puedas cambiarlas automáticamente, te aseguro que tan sólo reconociendo su presencia en ti y el rol que juegan en tu día a día, estarás haciendo un gran avance. En un próximo post hablaré un poco más de las creencias.
  • Reserva un tiempo para ti, a veces da miedo, lo sé! Úsalo para darte cariño, para reconocer lo bien que lo estás haciendo, pregúntate  qué quieres agregar a tu vida, qué necesitas hoy para lograr lo que deseas. Toma una hora a la semana por lo menos, y por favor deja de buscar tanto allá afuera, al fin y al cabo  la  sabiduría está en tu interior.
  • Agradece, si! Y tal vez lo has oído mencionar muchas veces, pero no importa cuántas veces lo hayas oído si aún no has empezado a hacerlo; agradece a diario, hay mucho por agradecer, da gracias por lo que vida te da, a veces restamos importancia a las cosas por el simple hecho de ya contar con ellas: tu cuerpo, una cama, un techo etc. De seguro  que no estoy diciendo  nada nuevo, pero lo que sí es seguro es que esta práctica aportará mucho a tu vida.

Revisa cuántos de estos filtros aún utilizas para evitar caer en estos , y no boicoteen tus sueños y el disfrute de la vida…y sobre todo ponte en acción con los ejercicios propuestos.

Quiero cerrar con un extracto del cuento  del  ruso Tolstoi, “La Muerte de Ivan Ilich”, quien yaciendo en su lecho de muerte y reflexionando sobre su pasado, dice “ ¿Y si toda mi vida ha sido un error?”

Ya lo sabes: No cometas el error de hacer de tu vida un error…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *