Días atrás quise escribir un post a raíz de los últimos atentados en Cambrils y la Rambla de Barcelona; realmente eran muchos motivos: dolor por las pérdidas,  la vulnerabilidad de la vida, rechazo a la violencia etc; pero había una razón particular que me motivaba, y era mi intención de expresar mi indignación ante tanta injusticia, ver cómo se condena a todo un pueblo por actos tan violentos de unos cuantos, discriminación al rojo vivo.

Sin embargo, no lo hice; de repente me encontré con muchos artículos que se levantaban frente a tanta discriminación, y opté por apoyar y comentar esas iniciativas…..pensé que eso cubría mi deseo y necesidad de apoyar la Justicia, y rechazar la Discriminación y la Violencia.

Nada más lejos de la verdad….

Cómo son las cosas! Cuando tenemos un valor personal tan compenetrado a nuestra esencia,  lo llevamos en las venas y se convierte parte de nuestro ser, nos volvemos más sensibles en reconocer fácilmente situaciones que nos recuerdan y recalcan lo importante que es ese valor en nuestras vidas, al punto de convertirse en un motor de vida; en mi caso: la Justicia, Igualdad, Libertad, Armonía  e Integridad.

Cuando experimentas aquellos valores que se han convertido en tu motor de vida y también cuando ves que otros, que comparten tus valores, lo incorporan en su día a día, vibras de dicha y felicidad…y por el contrario, cuando eres testigo de la expresión de tus antivalores, experimentas un dolor tan profundo que te llega a las entrañas…y eso es lo que, lamentablemente me sucedió en los últimos días.

La discriminación y violencia no sólo ocurre cuando etiquetamos a un pueblo entero por sangrientos actos terroristas de unos cuantos; la discriminación y la violencia está ocurriendo más cerca de lo que imaginamos; tan sólo date permiso y observa: cuántos casos de bullying te  enteras que ocurrió en la escuela a la que va tu hijo, o tu sobrino; quizás bullying que alguien de tu propia familia la está sufriendo; ¿a cuántas personas hoy, sin saberlo, la hiciste víctima de discriminación y violencia? Tal vez un saludo sin responder, una sonrisa sin devolver, negar la presencia de alguien a tu alrededor, alejarte e ignorar a quien necesita ayuda, tan sólo por el hecho de no percibirlos como tú, los encuentras diferentes:  otra raza, otra cultura, otro idioma, otra religión, o preferencia sexual….y la lista puede continuar…

Mi blog habla de productividad, y de todo aquello que nos pueda llevar a vivir la vida que deseamos, sin caos ni stress, una vida que nos acerque a ser cada día más felices, y ¿sabes qué? solamente viviendo acorde a nuestros valores podremos conseguirlo…Por esto, cierro este post preguntándote: ¿Qué es aquello que, cuando sucede, te causa un fuerte dolor e indignación?¿Cuál es ese valor que, al experimentarlo, sientes que tu vida vibra intensamente?¿Cuál es ese motor en tu vida que te llena de dicha, felicidad y plenitud?

Respondiendote a estas preguntas reconocerás tus antivalores y te acercarás a tus valores…sólo una cosa más, cuando los identifiques, haz un movimiento, no te quedes de brazos cruzado, vívelos y sé coherente con ellos cada día de tu vida, inspira a los demás viviendo y compartiendo tus valores, quizás contagies a otros a vivir  los suyos, sensibilizándolos a no tener que ser cruel ni hacer daño a nadie para vivir más felices…hazlo y deja un granito de arena a tu entorno!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *