A veces queremos hacer tantas cosas, nos proponemos hacer un gran cambio, comenzar ese proyecto que dejamos en stand by, trabajar en ese sueño que teníamos dormido desde hace mucho, pero un nuevo día comienza y no sabemos cómo empezar!! ¿Te ha pasado?

Por alguna razón, aunque queremos esas mejoras y cambios, como que andamos sin un sentido ni dirección clara… nos ponemos a buscar y buscar, encontramos muchas ideas y opciones, nos decimos” ok mañana empiezo”.. Pero algo pasa, y ese mañana se convierte en pasado mañana, ese pasado mañana en la próxima semana y así sucesivamente; posponemos dar el gran inicio, no sabemos cómo dar ese primer paso, nos perdemos en el punto de partida tan importante.

De seguro ya hablé en algún post anterior de este tema, pero lo encuentro en tantos casos, que quisiera profundizar un poco más en el tema; las razones más comunes que encuentro es que no tenemos una ruta, un guión de cómo empezar y queremos hacer todo a la vez; otro motivo común es falta de claridad en lo que realmente queremos.

Es por esto que aquí quiero compartirte más sugerencias prácticas para cuando no sabes cómo ni por dónde empezar:

1. Confirma y Re-Confirma lo que realmente deseas conseguir. ¿Qué quieres? pregunta básica y esencial. Hay mil formas de llegar a esta respuesta, desde contratar a un Coach hasta hacerlo por ti mismo. Lo ideal es que hayas hecho un trabajo previo de identificar eso que le da sentido a tu vida ( el famoso Propósito de vida); si lo hiciste bien por ti! Si no es tu caso te sugiero te des un tiempo para ir reflexionando y tomando conciencia sobre esto. Mientras puedes  usar una herramienta básica de coaching súper sencilla que te ayudará a identificar qué quieres exactamente mejorar hoy en tu vida: Rueda de Vida (escríbeme si deseas info de cómo usarla) ; o si lo prefieres, también puedes intentar responderte a ¿Qué área de mi vida quiero mejorar?.¿Cómo me encuentro hoy? ¿Cuál es mi situación o estado actual en esa(s) aérea(s) ?¿Qué y para qué quiero mejorarlo? ¿Qué tan importante es para mí trabajar en esto? ¿Qué beneficios obtendré al lograrlo?

Una vez identificas qué es lo que quieres, asegúrate que lo has formulado en  positivo; es que a veces nos es más fácil reconocer lo que No queremos; así que si es tu caso, en su lugar, reviértelo a lo que si resuena con tu vida, convirtiéndolo en una declaración en  positivo. Además asegúrate de contestarte lo más detallado posible. ah! como generalmente lo queremos «todo», te sugiero que elijas solamente un tema/un área para comenzar a trabajar…no seamos golosos 

Y no te voy a mentir, a veces no hay respuesta única ni inmediata, es cuestión de ir depurando y encontrando tus propias respuestas; responderte cómo quieres que sea tu estilo de vida no es cuestión de un día para otro, al menos para la mayoría de los humanos …así que el secreto es comprometerte contigo y darte tu tiempo.

Sobre este tema hablo un poco más en este post ¿Qué es lo que Realmente Quieres?

2. Comienza a formularte objetivos o metas ; si recién comienzas  en el Mundo del crecimiento personal te sugiero plantearte objetivos en el mediano o corto plazo para ir afianzando tu auto confianza, disciplina y fuerza de voluntad. Dale forma más concreta y específica a tus deseos, a lo que quieres; por ejemplo si dijiste que quieres mejorar tu entorno, cuál de todos tus entornos? Tu trabajo, casa, amistades, etc? Qué cosas específicas quieres mejoras en él? Hecho esto ya puedes crear tu brainstorming de acciones que puedas realizar para conseguirlo o trabajar en un plan de acción más detallado; si deseas puedes acceder a un breve post donde te cuento al respecto El Mejor Plan de Acción.

3.  Planifica tus días y empieza el día preguntándote ¿qué haré hoy para acercarme a aquello que quiero lograr ? Una simple acción diaria y de pronto te darás cuenta que vas a mitad del camino hacia lo que quieres. La idea es que comiences tu día con un fin en la mente. Ojo, ten en cuenta que los imprevistos son parte de la vida, así que no te frustres por ellos 

4. Establécete una rutina, de preferencia matutina, para recargar las pilas, elevar tu energía del día y comenzar con pie derecho; una rutina que se ajuste a tu estilo, a tus tiempos, no tiene que ser compleja, ni tienes que fijar un espacio en particular para hacerlo, no requieres hacer una habitación con música y decorada al estilo Zen ( aunque si es lo que te gusta, pues adelante!). Por ejemplo, yo practico una meditación guiada mientras voy camino a mi trabajo, no requiero tener ojos cerrados ni una posición en particular , evito música dramática por las mañanas ( esas que hablan de engaños, desengaños, desilusión, desamor y cosas por el estilo). Identfica lo que se ajuste a tu ritmo y te cargue de energía de la buena…la vas a necesitar para crear los cambios que buscas.

Aplica estas práctica y me cuentas qué tal te va, coméntame tus dudas por aquí o también puedes enviármelas a hola@benghiguerola.net.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *