En estos tiempos que es tan fácil acceder a todo y a todos, que igual de fácil se hace llenar la agenda de una cantidad de actividades, que quizás no es tan necesario para este momento de tu vida.

Y al final terminas sintiéndote desbordada con tan sólo pensar en todas las nuevas actividades que vas agregando a tu día a día y con la sensación de no haber hecho lo que realmente tenías que hacer… hasta que el agotamiento termina por vencerte.

¿Te pasa algo similar?

Si estás emprendiendo sabrás bien de qué hablo, atender todos los aspectos de tu negocio: que si el marketing, que si el copy, actualización de la web, el post de la semana, el networking, la formación tal, revisión de finanzas… todo esto sumado a la atención a tus clientes que es lo verdaderamente importante.

Pero no sólo aplica al emprendedor, nos pasa a todos, tanto si eres ama de casa, como si trabajas por cuenta ajena (sin distinción al cargo que ocupen en la empresa), y peor aún, cuando eres una combinación de todos ellos!

Conozco amas de casa que además de atender los quehaceres de casa, que ya es decir mucho, están en pleno desarrollo de un proyecto online. Hay quienes trabajan por cuenta ajena y a la vez están desarrollando su propio negocio, y otros casos con los 3 roles juntos!

Yo soy una combinación de trabajo en casa, por cuenta ajena y propia; y sea cual sea tu caso,  quiero decirte que aunque a priori te parezco utópico, ¡organizar mejor tu agenda SI es posible!

¿Qué te sugiero? Aquí te cuento mis 3 Ds, las 3 prácticas con las que puedes empezar:

 

Depurar

Objetivo: Vaciar la Mente

El contar con una agenda es muy útil siempre y cuando no la uses como un listado interminable de tareas por hacer. Sobre este tema hable en un mini-video ( bastante casero) donde respondía a una pregunta de una seguidora; si quieres míralo aquí.

La propuesta aquí es pasar a papel todo y cada una de estas tantas cosas que dices que tienes que hacer; no te dejes ni una en la mente, traspásalas todas.

Pueden suceder varias cosas: que te des cuenta que no eran tantas, que muchas de ellas era sólo tomar una acción y listo, u otras que tenías como pendiente pero que ya no es necesario hacer.

Es por esto que es tan importante aprender a vaciar la mente para poder ver objetivamente qué es lo que tienes que hacer y poder hacer una buena re-planificación; a vece es más la sensación de “tengo mucho por hacer” que lo que en realidad “hay que hacer”

Definitivamente esto de “vaciar la mente” te permitirá estar más clara, enfocada e incluso relajada.

Una vez tengas depurada esta lista de pendientes, recién puedes asignarlo en tu agenda, ya que te estarás quedando con actividades que realmente tienes que hacer.

 

Disgregar

Objetivo: Aplicar tu Principio de Pareto 80/20

¿Conoces esta frase? “Divide y vencerás”; pues se trata de algo así ☺

Te sugiero identificar todos los roles principales de tu vida: madre, esposa, emprendedora, amiga, vecina, etc;  luego escribe las actividades principales que mayor impacto tienen sobre cada rol: ese 20% que te aporta al 80% de tus resultados/beneficios; si! Tu principio de Pareto aplicado a todas las áreas de tu vida.

También puedes aplicar la conocida Rueda de Vida, esta herramienta que representa todas las áreas de la vida, y sirve para identificar tu nivel de satisfacción. En este caso te sugiero usarla para identificar  las actividades principales y/o más importantes para cada área , y que impactan en el 80% de tus resultados; es decir aplicar también tu Ley del 80/20.

Eso te ayudará a tener más claridad y evitará que te distraigas en tareas y actividades no relevantes. Si gustas hacer este ejercicio puedes descargarte aquí La Rueda de la Vida

Y por si eres de los que tienden a querer aprender de todo, como me pasa a mí, y te enamoras fácilmente de tal y cual formación, te sugiero en esos casos hacerte preguntas como:

¿Esta formación, qué impacto va a tener en estos resultados que quiero obtener?
¿Qué tan importante es para mí tener conocimiento sobre este tema en este momento?

Hoy en día hay tanto contenido tentador que hay que aprender a identificar lo que es útil según el momento; y estas preguntas me ayudan a filtrar y quedarme con contenido que necesito.

 

Delegar

Objetivo: Dar calidad de tiempo a lo importante

Delegar es todo un arte, y la buena noticia es que no es innato, podemos aprenderlo  . En mi opinión, antes de pensar en delegar, es bueno considerar ciertos aspectos, para saber si es o no el momento apropiado para hacerlo.

Por ejemplo, si trabajas por cuenta ajena:

¿Cuál es el rol que desempeñas? ¿Cuáles son tus responsabilidades? Incluso, ¿cuánto tiempo llevas en esa empresa? Todo esto para identificar qué tanto necesitas delegar, o si lo que necesitas es organizarte mejor; o también para si en caso lo requieras, qué tanta posibilidad habría que te asignen un personal de apoyo.

Si trabajas por cuenta propia:

¿En qué nivel de avance estás en tu negocio? ¿Recién comienzas? O ¿ya cuentas con un negocio que está creciendo y quizás requieres comenzar a delegar?. Aquí también hay que tomar en cuenta qué actividades son las que se habría que delegar, tanto si recién comienzas como si ya está tu negocio en etapa de crecimiento.

Además de saber cuándo delegar, hay que saber también a quién delegar, qué y cómo hacerlo; así que ahondaremos sobre esto en otro post de seguro.

Como sabes, soy de las que comparte lo que aplico y me da resultado, y estas prácticas me funcionan bastante bien para evitar caer en la lista interminable, así que espero haberte dado alguna idea .

Si tienes algún truquillo para poner orden a tu agenda , anímate a compartirlo

Nos vemos

¡Gracias por compartir!